ESTANCIAS DE INVESTIGACIÓN: LA UNIVERSIDAD TENDRÁ QUE DEFENDER EN LOS TRIBUNALES SU “INNOVADOR” CONCEPTO

ESTANCIAS DE INVESTIGACIÓN:

LA UNIVERSIDAD TENDRÁ QUE DEFENDER
EN LOS TRIBUNALES SU “INNOVADOR” CONCEPTO

El Plan Propio de Investigación ha tenido durante muchos años un programa denominado P8. Perfeccionamiento de Doctores en el Extranjero, cuyo objetivo era

«Facilitar a los investigadores su perfeccionamiento postdoctoral, mediante la financiación de estancias en universidades o centros de investigación en el extranjero«».

En virtud de dicho programa, en su convocatoria de 2016, una persona estuvo investigando en una universidad extranjera durante dos años.

Así lo ratificó el Vicerrector de Investigación, quien emitió un certificado que decía: “D/Dña … ha realizado una estancia de investigación entre el … y el …”.

A pesar de todo ello, hoy se va a celebrar un juicio en el que la Universidad de Granada defenderá que quien ha pasado dos años investigando en una universidad extranjera no ha hecho una “estancia» de investigación.

Negar que esto es una “estancia” fue el punto central para resolver un concurso de ayudante doctor en contra de quien tenía tal mérito, posición que fue ratificada por la resolución de la Rectora al recurso planteado.

La Universidad de Granada ya había “innovado” hace cuatro años cuando incorporó a su documento “Criterios generales de valoración de méritos …” una nota señalando las condiciones para que una estancia fuese valorada como tal en un concurso:

Solo se valorarán las estancias en las que exista una vinculación académica o contractual con una universidad o centro de investigación de origen; en ningún caso se valorarán en este apartado las becas y contratos en universidades o centros de investigación sin que exista dicha vinculación con una universidad o centro de investigación de origen”.

Ante esta peculiar interpretación que hace la Universidad de Granada de lo que es una estancia de investigación, hemos de preguntarnos qué ocurrirá cuando se apruebe la nueva ley de universidades, la LOSU, que establece que la estancia en una universidad extranjera será requisito para acceder a los cuerpos docentes (art. 69).

¿Será este requisito distinto en la Universidad de Granada que en las restantes universidades?, ¿seguirá considerándose como ahora que un contrato como profesor o como investigadora en la Universidad de Harvard no es “estancia” y por lo tanto no es mérito suficiente para ser titular en la Universidad de Granada?

Nos preocupa. Esta peculiar forma de entender lo que es una “estancia” de investigación no sólo afecta a la persona incursa en este procedimiento contra la Universidad de Granada, también a todos los compañeros y compañeras que durante años se han beneficiado del Programa P8 del Plan Propio de Investigación.

No muy a gusto debe estar la Universidad de Granada con su propia decisión cuando nos ha negado la información necesaria para contactar con las personas directamente afectadas por este cambio en la consideración que la universidad hace del Programa P8 del Plan Propio de Investigación.

Y no es de extrañar, pues quien se fue dos años al extranjero (financiados mediante un contrato ex profeso por la Universidad de Granada), creyendo obtener un mérito preferente, la “estancia” a que hace referencia la LOU (art. 50), se puede encontrar mañana con que la Universidad de Granada no mantiene su palabra y ya no considera “estancia” lo que ella misma denominó “estancia”. Un galimatías, sí, pero no por nuestra culpa.

Y no sólo es un galimatías, también es nefasto para la seguridad jurídica, para las personas directamente afectadas y también para el resto de la comunidad universitaria. Si lo que un día era estancia dejó de tener tal consideración, no sabemos en qué otro punto la Universidad de Granada puede cambiar de criterio de un día para otro, y esto respecto de cualquier tema.


Comisiones Obreras es el primer sindicato en la Función Pública, al contar con el apoyo de un 37,35% del personal público frente al 33,91% de UGT, el 22,14% de CSIF, el 2,88% de CIG y el 3,72% de ELA. Fuente: BOE nº 25, de 29 de enero de 2021 – Referencia: BOE-A-2021- 1267, Anexo 2.1