RESUMEN DE LA REUNIÓN CON EL MINISTRO DE UNIVERSIDADES

El pasado jueves se celebró un encuentro entre representantes de diversos sectores de la Universidad de Granada y el Ministro de Universidades, Joan Subirats, encuentro presidido por la Rectora, Pilar Aranda, con asistencia del Secretario General de Universidades, José Manuel Pingarrón.

A continuación enviamos el resumen realizado por el Presidente del Comité de Empresa del PDI Laboral de Melilla, César Solano.

En una breve introducción, el Ministro -que sólo lleva 10 semanas en el cargo- esbozó los siguientes temas:

  • La LOSU (Ley de Ordenación del Sistema Universitario) entrará en las Cortes antes del verano, para que para que pueda ser aprobada en el primer semestre de 2023.
  • El Ministerio quiere avanzar en otras políticas, como la renovación docente, la ciencia abierta, la formación permanente a lo largo de la vida, la internacionalización, etc., que, aunque están en la LOSU, van a tener un desarrollo propio.
  • La Ley va a favor de la integración del espacio europeo e iberoamericano de educación superior.
  • También es importante “la obvia colaboración con Ceuta y Melilla y con el espacio mediterráneo”.
  • Casi el 80% de la financiación de las universidades públicas depende de las comunidades autónomas, “el Estado solamente aporta el 6% y el resto son ingresos propios”.
  • Sobre la autonomía universitaria dijo que “es La Ley quiere incorporar igualdad en el sistema, pero al mismo tiempo diversidad”. Será una “Ley que sea básica”, que incorpore los elementos centrales, permitiendo que cada universidad despliegue su propio modelo. “Tiene que valer la pena que hagamos una ley nueva”.
  • En los próximos 10 años el número de estudiantes clásicos de las universidades (17-18 años) va a bajar un 20%, por razones demográficas. Hemos de pensar en una universidad para todas las edades: “ese gran entramado de 50 universidades públicas, 120.000 profesores, 60.000 PAS, tiene una obligación de servicio a la sociedad».
  • La universidad en los últimos 10 años ha perdido un 20% de financiación, sin que se produjese un debate público. “Tenemos que revalorizar el servicio de la universidad a la sociedad para poder exigir que seamos bien financiados” y que el Ministerio de Hacienda nos permita colocar en la Ley el compromiso de que, al menos, el 1% del PIB se dedique a universidad.
  • La LOSU lo que pretende es situar a la Universidad en el siglo XXI y proyectarla al futuro.
  • Estamos muy interesados en “revalorizar la docencia”, que ha visto reducida su importancia, pues “hemos incorporado una relación un poco extraña: los más capaces de publicar en “journals” ven reducida su docencia como premio, lo que parece un poco contradictorio”.
  • Destacó también que “el sistema universitario es el único en el que el profesor da clase sin haber tenido ninguna formación previa”.
  • También “es necesario que revaloricemos la presencialidad si no queremos perder nuestra esencia”, destacando el valor de una clase presencial frente a una clase grabada. Esto nos evitará que Amazon o Google pongan universidades.

Seguidamente se produjo un turno de intervenciones:

La Presidenta del Consejo Social, María Teresa Pagés, señaló los importantísimos desafíos actuales: las universidades privadas y la digitalización.

En nombre de la Delegación General de Estudiantes, Javier Torres Frías centró su intervención en la situación de los campus de Ceuta y Melilla, sobre todo en la falta de infraestructura y financiación. También señaló que en algunos casos “la docencia es del siglo pasado” y, sobre la enseñanza online, que si el alumnado prefiere la enseñanza online a la presencial es porque algo no se está haciendo bien.

La Decana de la Facultad de Educación y Ciencias de la Actividad Física de Melilla, Lucía Herrera Torres, habló sobre la labor social y transfronteriza de las tres facultades del campus y destacó la falta de financiación por parte del Estado asegurando que “tenemos el mismo edificio desde 1932”.

El Defensor Universitario, Antonio Ruíz, planteó que, debido a la Ley de Convivencia, “ya no estamos en la mediación”.

La Decana de la Facultad de Ciencias, Mari Carmen Carrión, cuestionó las funciones de los centros en relación con los departamentos y si los centros tienen algo que decir en investigación. También señaló que “la gestión debe incluirse en los sexenios de transferencia”.

El Director del Departamento de Prehistoria y Arqueología y Director de la Escuela de Doctorado de Humanidades, Francisco Contreras, planteó entre otras muchas cuestiones la necesidad de una evaluación externa para la contratación de profesorado y la creación de un catálogo de afinidades elaborado por el ministerio, a lo que el Ministro replicó entre dientes “los marrones al ministerio”. También señaló la necesidad de poner en marcha las unidades departamentales, pues se optimizaría el trabajo del PAS, que tiene que atender a 124 departamentos, lo que llevó a hablar de la necesidad de replantearse el número de departamentos.

El Director del Centro de Investigación Tecnologías de Informática y Comunicaciones, Francisco Gámiz, tuvo una larga intervención en la que destacó que la universidad y la investigación no son sólo cuestión de dinero, también de cariño. Más o menos vino a decir “Los profesores necesitamos que se nos quiera. Y no nos sentimos queridos cuando nos convertimos en burócratas”. “También se necesita una carrera profesional definida y estable, pues nuestros investigadores se marchan al extranjero u opositan a maestros”.

El Director de la Oficina de Proyectos de Investigación, Miguel Ángel Guardia: su intervención se puede resumir en que la investigación necesita talento, motivación y financiación, y que la gente desmotivada no trabaja bien.

El Presidente de la Junta del Personal de Administración y Servicios, Juan Gabriel Valderrama, afirmó que “el modelo de Universidad Pública que defendemos es aquélla en la que todas las funciones y tareas necesarias para su funcionamiento son desarrolladas por empleadas públicas y empleados públicos y no a través de la privatización de servicios, que supone la precarización de las condiciones laborales de las personas que las realizan».

El Presidente de la Junta del Personal Docente e Investigador, Waldo Fajardo, insistió en la necesidad de un Estatuto del PDI, también en la injusticia de “evaluar los méritos del siglo XX con las exigencias del siglo XXI”.

El Presidente del Comité de Empresa del Personal Docente e Investigador de Granada, Miguel Ángel Motos, en referencia al profesorado asociado pidió que se reflejase en la LOSU su imbricación en la universidad, un procedimiento claro de continuidad de este profesorado y la existencia de “un contrato a tiempo parcial indefinido” para esta figura.

El Presidente del Comité de Empresa del Personal de Administración y Servicios Laboral, Miguel Ángel Gámez, habló de la necesidad de “reconocimiento de los oficios”.

El Presidente del Comité de Empresa del Personal Docente e Investigador de Melilla, César Solano, destacó la necesaria estabilización de la plantilla del profesorado en Melilla, pues la alta tasa de rotación es uno de los problemas más importantes del campus.

Ante todas estas problemáticas el Ministro respondió:

  • “La Ley no va a ser un milagro”.
  • Establecerá un marco abierto aplicable a modelos distintos.
  • En cuanto a Ceuta y Melilla, no tengo información suficiente y tendré que hablar con las ciudades autónomas.
  • Respecto de los departamentos, la tendencia es a su desaparición (como ha ocurrido ya en la Universidad Pública de Navarra) o, al menos, a reducir su número, como pide la Rectora de la UGR. Añadió “la Sociedad tiene problemas y la Universidad departamentos”.
  • En cuanto a la burocracia, es difícil atajar esa tendencia, que parte de la desconfianza. Pero también hemos de preguntarnos en cada ámbito qué grado de responsabilidad tenemos en el exceso de burocracia.
  • “Se deben construir repositorios de currículos en las universidades”.
  • En cuanto al estatuto del PDI, quieren iniciar el proceso de elaboración el mismo día en que la LOSU entre a trámite parlamentario.
  • Respecto a los asociados, considera que no es propio de la Ley entrar en el grado de detalle solicitado.

Indudablemente esto no es más que un resumen de las intervenciones que se produjeron tanto de un lado como de otro.