LA UGR DEJA A UNA MADRE SIN CONTRATO EN EL DÍA DE LA IGUALDAD SALARIAL

Para celebrar el día de la igualdad salarial la Universidad de Granada se mantiene en su política de discriminación de las mujeres en su condición de madres.

Desde CCOO pensábamos que esta cuestión estaba clara, que no se le puede negar a una mujer un contrato de interina por el hecho de estar de baja por maternidad o por problemas en el embarazo.

La regla es muy sencilla:

  • Esta mujer ¿habría sido contratada si no hubiese sido madre? SÍ.
  • Entonces la universidad está obligada a contratarla y reconocerle la situación de baja por maternidad. A continuación tendrá que contratar a otro interino o interina para sustituir esa baja por maternidad.

Un poco complicado a primera vista, pero así se actúa desde hace años en todas las administraciones para preservar los derechos de las madres trabajadoras. Creíamos inocentemente que también en la Universidad de Granada.

Pero parece que nuestros responsables de Personal de Administración y Servicios (todos ellos hombres, por cierto, salvo la Gerente) desconocen absolutamente lo que el principio de no discriminación supone en el ámbito de los derechos laborales.

Hoy, que se celebra el Día de la Igualdad Salarial, es necesario recordar que decisiones como ésta, que excluyen a una mujer de un contrato por ser madre, agravan la desigualdad salarial que sufren las mujeres.

La exclusión ahora de este contrato no sólo deja a esta mujer sin un salario al que tiene derecho, sino que tendrá consecuencias en toda su vida laboral, supondrá menos méritos, menos antigüedad, y al final una menor jubilación.

Por todo ello, exigimos que la Universidad de Granada revierta la decisión adoptada y contrate como personal interino a la mujer que ha sido excluida.

Y también pedimos a la Rectora que imponga a quienes tienen responsabilidades sobre el personal la obligación de realizar -urgentemente- un curso intensivo de igualdad, para que nunca, nunca más, una mujer se vea discriminada en la Universidad de Granada por el hecho de ser madre.