¿SUPONE LA REFORMA LABORAL UN PELIGRO PARA EL PERSONAL INVESTIGADOR Y EL LLAMADO PERSONAL DE CAPÍTULO VI?

CCOO señala el elevado fraude de ley existente en la contratación del personal del sistema de ciencia e investigación, su precariedad y temporalidad, y la oportunidad que supone la reforma laboral para acabar con una situación que afecta negativamente tanto a las carreras profesionales de estas personas como al conjunto de la investigación española.


La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) advirtió hace unos días en una nota de prensa de los “impactos negativos que la reforma laboral podría ocasionar en el ámbito de la investigación”.

Pese a encabezar el comunicado con una declaración formal a favor de “dignificar la carrera investigadora”, señalaban como punto crítico la desaparición del contrato por obra o servicio “al no incluir una alternativa de contratación que dé respuesta a las necesidades el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación”.

Afirma la CRUE que el contrato de obra o servicio es de “frecuente utilización en las áreas de la investigación y la transferencia del conocimiento”, porque los proyectos científicos se desarrollan mayoritariamente en un contexto internacional muy competitivo y de carácter temporal.

Sin embargo, olvida la CRUE que la mayor parte de los contratos de obra o servicio en las universidades se realizan a los mismos investigadores e investigadoras, al mismo personal técnico, en diferentes proyectos de investigación que se van encadenando, lo que constituye un fraude de ley, como han reconocido ya numerosas sentencias.

Un proyecto de investigación no debe identificarse como una obra o servicio determinada. Hacerlo así produce concatenación ilegal de contratos, que da lugar a reclamaciones judiciales; períodos de paro entre contratos para evitar las concatenaciones; pérdida de personal capacitado por la falta de perspectivas y estabilidad; etc.

La CRUE debería plantearse la reforma laboral como una oportunidad para acabar con la temporalidad y dignificar la carrera investigadora, apostando por la contratación indefinida, superando viejos esquemas que han condenado a investigadores e investigadoras a una precariedad insoportable.

Igualmente debería ser una oportunidad para reforzar la estructura de apoyo a la investigación, acabando con la precariedad de parte del personal técnico y de gestión.

Para CCOO, lo que sería una disfunción es pretender mantener la temporalidad y la precariedad en el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación porque está demostrado que la temporalidad y la precariedad afectan negativamente a la carrera del personal investigador y al propio sistema de la investigación española.