CCOO RECHAZA EL MODELO DE «FINANCIACIÓN» PRESENTADO POR LA JUNTA A LAS UNIVERSIDADES

No es un Modelo de Financiación, es una fórmula de reparto que no garantiza el funcionamiento de las Universidades

CCOO coincide en el posicionamiento disconforme de todos los Rectores y Rectoras de las Universidades Andaluzas en el rechazo al nuevo modelo de «Financiación» que la Junta de Andalucía quiere imponer a las Universidades. La propuesta, que no es ni de mínimos siquiera, no garantiza el 100% de lo recibido el año anterior por las universidades, por lo que no hay garantía tampoco de crecimiento presupuestario y, por tanto, de mejora del servicio público que prestan las universidades.

En este sentido hablamos de un modelo que:

  • No garantiza el funcionamiento ordinario de las universidades (pagar las nóminas y sus gastos corrientes)
  • Va a poner a competir a unas universidades contra otras, contrario a un modelo de colaboración y cooperación por la mejora y el posicionamiento del Sistema Universitario Público Andaluz
  • No se compromete a incrementar cada año el conjunto global del presupuesto a repartir entre las Universidades Públicas
  • Va a poner en serios apuros a aquellas universidades que no se posicionen bien en determinados indicadores (investigación, …)

El modelo utiliza distintas variables de resultados para asignar recursos a las universidades, por lo que las cantidades asignadas para cubrir costes estructurales y necesarios para abrir y cerrar las universidades a diario pueden quedar supeditadas a los niveles de empleabilidad de las titulaciones o a la productividad del personal de cada universidad con respecto al conjunto del sistema, y no a las necesidades reales de la Universidad para su buen funcionamiento y mejora de la prestación del servicio público.

UN SUMA Y SIGUE EN LOS RECORTES A LAS UNIVERSIDADES

La estrategia está clara. Desde que tomara posesión el Gobierno de Juan Manuel Moreno, el ataque y los recortes a las Universidades Públicas ha sido una constante año tras año.

  • En 2019 la Junta detrajo 40 millones de euros de los gastos corrientes, que las Universidades Andaluzas (UUAA) tuvieron que asumir de sus «ahorros» que tenían previsto utilizar para inversiones.
  • En 2020 el recorte fue de 135 millones de euros de la financiación básica para la cobertura de un supuesto Fondo de Emergencia Social y Económica contra la COVID-19, que las UUAA tuvieron que asumir también de sus remanentes, lo que supuso -de nuevo- destinar sus «ahorros» al funcionamiento ordinario, entre otros, el pago de las nóminas.
  • Más otros 125 millones de euros de remanentes, correspondientes a la deuda pendiente de la Junta a las Universidades, que el Gobierno Andaluz obligó a las Universidades a gastar en un Plan de Inversiones como medida adicional en el Fondo de Emergencia Social y Económica contra la COVID-19.
  • La escasa cota presupuestaria para 2021 está poniendo en peligro la oferta pública de empleo, los planes de promoción o la cobertura de necesidades mediante contrataciones eventuales.

ADEMÁS, SIGUEN CON LA AMENAZA DE SUPRIMIR TITULACIONES

A todo lo anterior, hay que sumar la amenaza realizada por el Consejero de Universidades, Rogelio Velasco, de «reajustar» (recortar) el Mapa de Titulaciones, utilizando como excusa el ESTUDIO que el Gobierno andaluz encargó en marzo de 2019 a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Un estudio con un marcado enfoque economicista, que no valora la dimensión social y cultural de las universidades, ni el impacto de las universidades públicas en el desarrollo económico y social Andaluz.

SI LA JUNTA NO RECTIFICA HABRÁ MOVILIZACIONES

Todo lo anterior, deja patente la apuesta del Gobierno Andaluz para el desmantelamiento paulatino de la educación pública universitaria en Andalucía y facilitar así el camino a las Universidades Privadas.

El acceso a la educación superior de calidad es un derecho que no se puede privatizar ni convertirlo en un privilegio para aquellos estudiantes que puedan pagárselo.

Si la Junta no rectifica, CCOO propondrá en las Universidades un calendario de movilizaciones para evitar un modelo de financiación que no garantiza la sostenibilidad del sistema público universitario, con un efecto muy negativo en el desarrollo económico, social y cultural de nuestra región.