ELECCIONES A LA JUNTA DE PERSONAL: SÍ, PERO NO ASÍ

CCOO ha recurrido el sistema de votación propuesto para las próximas elecciones a la Junta de Personal

Hemos recurrido el sistema de votación electrónica porque no hay nada regulado al respecto y por la falta de garantías e inseguridad que nos genera.

Esta situación no es nueva, ya que este sistema de votación fue propuesto por una de las tres organizaciones sindicales en las últimas elecciones al Comité de Empresa del PDI y a la Junta de Personal del PDI. En aquella ocasión, también se nos facilitó un informe del sistema y se nos dieron las explicaciones que estimaron oportunas, a pesar de las cuales, CCOO lo rechazó. Finalmente no se implantó porque la otra organización sindical también estaba en contra.

Lo que nos llama la atención es por qué una organización sindical que estaba en contra del voto electrónico, por falta de garantías e inseguridad en el sistema, en las elecciones sindicales del Comité de Empresa del PDI y de la Junta de Personal del PDI en 2019, ahora sí está de acuerdo, máxime cuando el sistema de votación electrónica no ha cambiado. Dicen que con la situación de pandemia que padecemos es la mejor opción, no sólo ellos sino también la gran mayoría de organizaciones sindicales. Dicho de otro modo, que como estamos en pandemia, sacrificamos la falta de garantías del sistema y la inseguridad, realizando un acto de fe.

Queremos un proceso de elecciones sindicales con las mismas garantías que los celebrados hasta la fecha y exactamente igual, por ejemplo, que las recientes elecciones al parlamento gallego o vasco en situación de pandemia. ¿Alguien se ha preguntado por qué en Cataluña han decidido retrasar las elecciones en lugar de recurrir a un sistema de votación electrónica?

A todo esto hay que añadir que la única vez que se ha utilizado este sistema de votación electrónica en las que hemos participado ha sido en las últimas elecciones al Claustro Universitario, y a CCOO no le ha ido mal: lo que sí fue mal la participación del PAS, que fue muy baja.

Tenemos que aclarar que nos presentamos a esas elecciones a Claustro, a pesar del sistema de votación implantado, porque esas elecciones se rigen por el reglamento aprobado en Consejo de Gobierno. Pero en este caso no es así: las elecciones sindicales se rigen por otra normativa distinta. La normativa de elecciones a Junta de Personal la regula el Estado y no prevé el voto electrónico, ni siquiera para el voto anticipado.

En elecciones sindicales a Juntas de Personal no hay nada regulado respecto al voto electrónico. Nosotros nos atenemos a lo regulado, que es voto presencial y voto anticipado por correo. Nada más. Consideramos un despropósito convocar unas elecciones con un sistema para el que no existe ninguna normativa. ¿Qué ocurrirá con las dudas que surjan durante el proceso? Por ejemplo, ¿Cómo podrá ejercer su derecho al voto una persona que tiene derecho a votar y no se encuentra en el censo? ¿Cómo se garantizará que una persona no vote por otra? Además, el sistema permite votar, en principio, a personas que no tienen derecho a ello y luego más adelante se desecha el voto.

CCOO quiere unas elecciones presenciales con todas las medidas sanitarias y preventivas necesarias y, por eso, propuso retrasarlas hasta el mes de abril.

Por otro lado, hay que recordar que en las elecciones sindicales existe y está regulado el voto anticipado, por lo que es una opción totalmente válida a usar por aquellas personas que no quieran o puedan desplazarse hasta el lugar de votación.

¿Por qué decimos que el sistema de votación electrónica implantado en la UGR no nos ofrece garantías? Porque en todo el proceso no hay posibilidad de auditar lo que está ocurriendo.

En los procesos de votación tradicionales, tanto las personas votantes como las organizaciones sindicales y candidaturas participantes tienen unos mecanismos a su disposición que les permiten comprobar personalmente la transparencia de la votación, al estar durante todo el proceso electoral la urna transparente a la vista de electores y de elegibles, pudiendo además las candidaturas nombrar a personas interventoras y apoderadas para el control efectivo de que quienes participan en el proceso electoral son las personas incluidas en el censo y que ejercen libremente su derecho al voto y realizándose, por fin, de forma pública el recuento de votos.

En el caso de voto electrónico, estos mecanismos tradicionales desaparecen sin que se hayan previsto modos alternativos para que los titulares del derecho a controlar el voto (es decir, las personas votantes y las candidaturas participantes) puedan llevar a cabo dicho control.

En concreto, la plataforma electoral ofertada por la UGR se ha visto envuelta en multitud de denuncias por fraude electoral y, actualmente, por fraude electoral en las elecciones de las Cámaras de Comercio de Cataluña, donde la Fiscalía ha solicitado la anulación de las elecciones, ha intervenido la Agencia de Protección de Datos denunciándola y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha anulado el Decreto de la Generalitat que regula el voto electrónico a las Cámaras de Comercio. Aplicar el mismo sistema de voto electrónico a las elecciones sindicales nos parece un despropósito que no merece el PAS de la UGR.

Además, CCOO propuso que, si no se aplazaba el proceso por la pandemia, se hiciera presencialmente adoptando las necesarias medidas de seguridad, cómo son:

– habilitar los pabellones deportivos que se utilizaron para la prueba Covid-19, donde hay espacio suficiente para mantener las medidas sanitarias establecidas,
– escalonar la votación por apellidos, de forma que no hubiera una asistencia masiva en determinadas horas
– y conceder 3 horas para ejercer el derecho al voto en lugar de las 2 que vienen siendo habituales, lo que permitiría una afluencia más escalonada.

Pero tampoco han sido aceptadas estas propuestas.

Por todo lo expuesto y considerando que el sistema de voto electrónico propuesto no garantiza el “voto libre, secreto, personal y directo”, CCOO se opone a la implantación del mismo para las próximas elecciones sindicales a la Junta de Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Granada y lo ha recurrido.

CONCURSO INTERNO DE MÉRITOS ¡YA!

Y CARRERA HORIZONTAL, IGUAL QUE EN OTRAS UNIVERSIDADES ANDALUZAS