¿PODEMOS MANTENER LAS PRUEBAS PRESENCIALES PESE A LA RESOLUCIÓN DE LA RECTORA?

El pasado martes, día 12, se hizo pública Resolución de la Rectora sobre la forma en que se habrán de realizar los exámenes que empezarán el próximo martes, día 19.

A pocos días del comienzo de los exámenes finales esta Resolución ha provocado una gran incertidumbre en todo el profesorado que tenía prevista una prueba presencial, que se pregunta:

  • ¿Tiene necesariamente que suspender los exámenes presenciales y sustituirlos por una evaluación a distancia?
  • ¿Tiene que sustituir el modo de evaluación que está en las Guías docentes por un nuevo sistema de evaluación, “inventado” sobre la marcha?
  • ¿Tiene que alterar la forma de evaluación para la que ha estado preparando a su alumnado durante todo un semestre por una solución de última hora?
  • ¿Existirán los medios técnicos para llevar a cabo esas evaluaciones a distancia en condiciones adecuadas?
  • ¿Se podrá garantizar que la evaluación a distancia se realiza en condiciones de fiabilidad suficientes o, una vez más, el profesorado se verá obligado a firmar un acta (que es un documento oficial) sin tener esa garantía?

En esta situación de confusión, desde CCOO queremos aclarar que la Resolución de la Rectora no deja de ser una recomendación, aunque expresada en un tono que hace parecer que es de obligado cumplimiento.

Por lo tanto, consideramos que puede realizar pruebas presenciales todo profesor o profesora que considere conveniente mantener las pruebas previstas en la Guía docente de la asignatura que imparte, aunque no haya tenido actividad presencial desde que se suspendieron las clases por la Junta de Andalucía.

Son motivos suficientes para mantener las pruebas presenciales previstas en las Guías docentes (que es lo que pide la Resolución de la Rectora):

  • la preservación de la seguridad jurídica del alumnado y el profesorado,
  • la conveniencia de mantener unas pruebas a las que se ha enfocado la enseñanza durante todo un cuatrimestre,
  • la imposibilidad de improvisar una nueva forma de evaluación a pocos días de su realización.

Así lo han entendido muchos Departamentos, garantizando la libertad de cada profesor o profesora de decidir en función de las condiciones concretas de la docencia que imparte.

En defensa de la necesaria estabilidad de las condiciones en que el profesorado realiza su trabajo, CCOO va a presentar a la Rectora un escrito solicitando la retirada de la Resolución dictada por ella el pasado martes.

CCOO considera que, en la medida en que puede suponer una alteración de las condiciones en que el profesorado debe realizar su trabajo, dicha Resolución no podía dictarse unilateralmente por la Rectora sino que tenía que haber sido objeto de negociación con la representación sindical del profesorado (lo que nos habría permitido esgrimir todas las razones anteriormente expuestas e intentar convencer al Equipo de la incoherencia de esta medida).

Lamentamos por último la imagen que la Universidad de Granada está dando en la prensa, con titulares como el que recoge el Diario de Sevilla “Los estudiantes de la UGR consiguen que las clases que hayan sido telemáticas tengan pruebas virtuales”.

Una posición de la Universidad de Granada que entra claramente en contradicción con las declaraciones recientes del Consejero de Universidades («La Junta confía en que la «inmensa mayoría» de exámenes del primer cuatrimestre universitario andaluz serán presenciales») así como con el Acuerdo alcanzado por las Universidades andaluzas el 9 de enero (3 días antes de la Resolución de la Rectora) para garantizar “la máxima presencialidad».