¿ES LA UNIVERSIDAD «VIRTUAL» NUESTRO FUTURO?

Aunque en un primer momento pareció que la universidad «virtual» se había convertido no sólo en nuestro presente inevitable sino también en nuestro futuro deseable, empieza a cuestionarse este modelo.

Son ya varias las voces que se están oyendo en este sentido, no sólo de teóricos que alguien calificaría de fuera de la realidad, sino también de quienes ostentan la máxima responsabilidad de sus universidades.

En este caso recogemos las declaraciones del Rector de la Universidad de Salamanca, en un caso parecido al de Granada, con una universidad de gran solera y una ciudad esencialmente construida en torno a la universidad:

«Es una idea equivocada que la universidad se pueda transformar a un formato online. Eso es desconocer que la universidad es un lugar de encuentro entre estudiantes y profesores para compartir conocimiento. Quien crea que eso puede ser sustituido por pantallas no conoce lo que es la universidad», ha sentenciado.

También merecen atención las declaraciones de la Rectora de la Universidad de Huelva, que completa la visión haciendo referencia a la imposible conciliación de la docencia online con la atención a menores o dependientes y a las tareas del hogar:

«sin que haya horario, fines de semana o días festivos que delimiten el espacio de lo laboral y lo personal».

Y por si queréis también leer algo más teórico, aquí se aborda la «universidad vaciada» como un modelo no deseable.