¿ORGANIZAMOS EL CURSO QUE VIENE O LO DEJAMOS TODO PARA EL ÚLTIMO MOMENTO?

En estos días los sindicatos hemos sido convocados a negociar el calendario académico para el próximo curso.

¿Cuáles son las previsiones que nos ha presentado el Equipo de Gobierno de la Universidad de Granada?

  1. Que el curso empiece el 21 de septiembre. BIEN
  2. Que el 7 de enero sea lectivo. SIN PROBLEMA, aunque luego ha sido cambiado.

No se nos ha olvidado rellenar el número 3, es que no hay nada más. Parece ser que la capacidad de previsión de nuestro Equipo de Gobierno no da para más.

No consideramos admisible que en caso de que en parte del curso se suspendan de nuevo las clases en las aulas se vuelvan a imponer al profesorado las formas de dar clase y de evaluar, argumentando la urgencia.

Porque ya no sería urgencia, sería cuando menos imprevisión.

Desde CCOO consideramos necesario abordar DESDE YA la regulación de todos los aspectos de nuestra actividad docente para el caso de que durante parte del curso que viene la docencia no se desarrolle en las aulas sino en cualquier otra forma: telepresencial, semipresencial, o cualquier otra modalidad que se salga de lo que hasta ahora era habitual.

Creemos que es necesario abordar, al menos, los siguientes puntos:

  • Una nueva Normativa de evaluación y calificación, que contemple los derechos y obligaciones del profesorado y el alumnado en caso de que la docencia y la evaluación no sean presenciales.
  • La regulación del teletrabajo, contemplando todos sus aspectos: horario, suministro por la universidad de los medios adecuados para desarrollar el teletrabajo, formación en docencia telepresencial incorporada al cómputo de la dedicación docente, etc.
  • Medidas de conciliación familiar para el caso de docencia telepresencial o semipresencial.
  • Un calendario laboral en que se contemple tanto la situación normal de docencia en las aulas durante todo el curso como las posibles situaciones de suspensión temporal de la docencia en las aulas o un sistema semipresencial.

Creemos que no abordar desde ahora estos problemas sería colocar una vez más al profesorado a los pies de los caballos.

En este curso lo sorpresivo de la situación de emergencia sanitaria ha hecho inevitables muchas situaciones y muchas dificultades. Ya no serán inevitables el curso que viene.