¡UN CAMBIO DEL MODELO UNIVERSITARIO EN MEDIO DE LA CRISIS SANITARIA!

MODIFICACIÓN DEL DECRETO DE TITULACIONES UNIVERSITARIAS

El Ministerio de Universidades ha presentado un borrador de Real Decreto para una nueva Ordenación de las Enseñanzas Oficiales en el sistema universitario español, un Real-Decreto que pone a la Universidad Pública al servicio del tejido empresarial, al capricho de la CRUE y hace peligrar la igualdad de oportunidades en el acceso a la Educación Superior.

En CCOO entendemos que este no es el momento de abordar una reforma estructural del sistema universitario, sobre todo cuando se hace poniéndolo al servicio de la empresa privada y haciendo peligrar la autonomía universitaria. Ésa no es la universidad que se necesita para reconfigurar el país, apostar por el progreso y la innovación, ayudando a limitar el grave impacto que esta crisis sanitaria supondrá.

El documento, que no incluye la derogación del Decreto Wert (RDL 14/2012), contiene medidas similares a las que ya se propusieron hace un año y, propone grados de 180 o de 240 créditos, y másteres de 60, 90 o 120 créditos.

Los precios públicos están diferenciados para cada nivel académico, con lo que el paso al modelo 3+2 tendría consecuencias para los estudiantes con menos recursos. También se mantiene el castigo económico para las segundas y sucesivas matrículas.

La propuesta del ministerio incluye itinerarios académicos abiertos sin garantizar la coherencia académica, configurando un modelo liberal de universidad pública a la carta.

En CCOO defendemos una universidad pública y gratuita para todas, en la que:

  • La calidad se traduzca en mayores y mejores recursos en las aulas y la docencia (art. 21-29).
  • Las tasas universitarias sean gratuitas.
  • Los títulos universitarios sean inscritos en un Catálogo de títulos, garantizando de esta forma unos planes de estudios con una troncalidad común, que facilite la convalidación entre titulaciones y favorezca la empleabilidad de nuestros estudiantes, características todas ellas que no se garantizarían con el Registro de Universidades, Centros y Títulos (RUCT) incluido en la propuesta (art. 1 y 3).
  • Las denominaciones de “máster” o “grado” no puedan utilizarse para encubrir otro tipo de enseñanzas (Disposición adicional 6) y conviertan la educación superior en un mercado para quienes puedan permitírselo.
  • Los títulos propios no se equiparen con titulaciones oficiales (art. 7.4) haciendo peligrar la calidad académica.

En CCOO consideramos que la universidad española debe seguir siendo motor de innovación, de desarrollo científico y social. Una universidad que recibe el encargo de la sociedad para formar personas capaces de liderar el mercado de trabajo, con espíritu crítico y desarrollando los valores democráticos, de convivencia, desarrollo sostenible, igualdad y progreso.

En el contexto histórico actual la propuesta presentada por el Gobierno es innecesaria e inoportuna.