ESTA CRISIS SANITARIA NOS ENSEÑA QUE LO PÚBLICO ES IMPRESCINDIBLE

La situación de excepcionalidad por la que está atravesando el país pone de manifiesto la importancia del Sistema Público, convertido una vez más en el refugio, sin excepción, de toda la ciudadanía. Desafortunadamente ha sido necesaria una situación de emergencia sanitaria para que se ponga en valor el trabajo que realizan las empleadas y los empleados públicos, y despojarse de la crítica constante de quienes ven un negocio en la privatización de los servicios públicos a costa de la salud o de la educación de las personas.

Esta crisis está dejando en evidencia el adelgazamiento que sufre desde hace años el sistema público. Las personas que hoy son consideradas “héroes” y «heroínas» no lo son hoy, lo fueron siempre, más que les pese a quienes continuamente han tratado de demostrar lo contrario con el único objetivo de hacer negocio. Héroe es quien demuestra tener una fuerza superior a los demás y tira solo del carro. No necesitaríamos este sobreesfuerzo en solitario si estas personas hubieran estado acompañadas de la necesaria inversión para disponer de medidas más contundentes que nos hubieran permitido sobrellevar esta crisis sin tanta pérdida.

Solo el Sistema de Salud y el Sistema Educativo en el país se han mantenido siempre activos durante el Estado de Alarma. Y tenemos el convencimiento de que esto ha sido posible gracias al espíritu de servicio público de todos sus trabajadores y todas sus trabajadoras, que anteponen su profesionalidad y el ejercicio de su función pública a cualquier otro interés partidista.

Desde la Federación de Enseñanza de CCOO-Andalucía queremos agradecer también, y poner en valor, el esfuerzo y la capacidad de trabajo del Personal Docente e Investigador y del Personal de Administración y Servicios de las Universidades Públicas de Andalucía. En cuestión de pocos días han transformado su actividad presencial para adaptarlas al trabajo a distancia, aún a pesar de no contar con la infraestructura más adecuada para ello y aportando de manera desinteresada el material propio necesario, con el objetivo de garantizar el mejor de los servicios que permite la situación actual, y la mejor formación para nuestro estudiantado. Porque ningún estudiante universitario andaluz va a perder su curso.

La crisis de 2008 supuso un ataque sin precedentes al sistema público y a sus trabajadores y trabajadoras *en aras de su adelgazamiento y privatización*. Los efectos de la desinversión en el Sistema Público han sido más que evidentes. La desinversión también ha tenido sus  efectos en la educación universitaria. Desde 2008 se han sucedido normas, tanto estatales como autonómicas, en detrimento de la financiación, de la investigación, o de las condiciones de trabajo, llevando incluso a parte del colectivo a situaciones de precariedad sin precedentes en el sistema universitario, situaciones estas inimaginables en los países en nuestro entorno de referencia, la Unión Europea. En definitiva, un ataque al principal motor de cualquier sociedad: su capacidad de educación, formación, innovación, investigación, cultura y desarrollo, que ciega solo a quienes quieren hacer negocio de lo público y que impide la construcción de un futuro seguro para la ciudadanía.

La situación actual está revelando la importancia del sistema público, la implicación sin límites de sus recursos humanos, y la necesidad de fortalecimiento que requiere. Por ello, CCOO permanecerá atenta y denunciará todos los ataques, que aprovechando la situación actual, se realicen a lo público. Y en particular, desde esta Federación, aquellos que se realicen al Sistema Público de Educación Superior.

Más información:

CCOO exige al Gobierno que cuente con la representación legítima del personal de las Universidades públicas para negociar sus condiciones de trabajo.

Esta crisis no puede dejar a nadie atrás. Propuestas.

RECUERDA: Puedes contactar con CCOO de la Universidad de Granada por medios telemáticos.