¿CUÁLES SON REALMENTE LAS OBLIGACIONES DOCENTES DURANTE ESTE PERIODO DE SUSPENSIÓN DE LA DOCENCIA PRESENCIAL?

ANTE LA INFORMACIÓN Y LOS REQUERIMIENTOS QUE SE ESTÁN HACIENDO:

¿CUÁLES SON REALMENTE LAS OBLIGACIONES DOCENTES DURANTE ESTE PERIODO DE SUSPENSIÓN DE LA DOCENCIA PRESENCIAL?

Tanto en documentos internos de la universidad como en prensa se ha hablado de la supuesta obligación del profesorado de la Universidad de Granada de impartir clases por vías telemáticas. Se ha hablado incluso de una supuesta actuación de la Inspección de Servicios para controlar el cumplimiento de dicha obligación.

Frente a tanta y tanta comunicación CCOO considera necesario hacer una serie de aclaraciones, para colocar las cosas en su sitio y tranquilizar a quienes se han preocupado por estas declaraciones.

En primer lugar hay que decir que desde el primer día el profesorado de la UGR se ha puesto a la tarea de garantizar la formación de sus alumnos y alumnas, que están siendo adecuadamente atendidos. Para ello el profesorado está utilizando distintas vías.

Pero, queremos aclararte lo siguiente:

  • No tienes obligación de impartir clases en streaming.
  • No estás obligado a grabar tus clases y colgarlas en ningún sitio (puedes, además, consultar aquí las condiciones que impone google para el uso del sitio Meet, recomendado desde la Delegación de la Rectora para las TIC).
  • Puedes decidir libremente cuál es la mejor forma de hacer llegar el contenido de tu asignatura y el resto de información a tus alumnos y alumnas.

Todo ello, por supuesto, teniendo en cuenta las limitaciones que, necesariamente, supone el cierre de los centros y la suspensión de la docencia presencial, sin que nada de ello estuviese previsto. Hay que tener en cuenta que hasta ahora la capacidad para impartir clases virtualmente no ha estado ni entre nuestros requisitos de acceso ni en nuestra formación. Simplemente lo hemos hecho, como tantas otras cosas, por entrega desinteresada a la institución.

También conviene señalar que el profesorado no dispone de medios informáticos puestos a su disposición por la universidad, sino que utiliza su propio ordenador y su propia conexión. Los ponemos gustosamente al servicio de la universidad y, sobre todo, del alumnado, pero no nos gusta que nos amenacen con la Inspección de Servicios si no lo hacemos o no podemos hacerlo.

Cuidado con la situación del alumnado.

Además, conviene tener en cuenta la situación de desigualdad que estas nuevas formas de enseñanza pueden provocar entre el alumnado debido a su diferente acceso a medios tecnológicos.

Y también hay que tener cuidado de no darle ahora más material y más trabajo del que tendrían si hubiese docencia presencial.