CUATRO COSITAS QUE TENEMOS QUE DECIR SOBRE LOS «NO CONCURSOS» Y LAS COMISIONES DE SERVICIOS

A la gerencia – para ganar tiempo, suponemos – se le ha ocurrido la brillante idea de hacer asambleas de administradores y administradoras de centros académicos, jefes y jefas de servicio, directores y directoras técnicos, y demás personal afín para que les propongan ideas sobre mérito, capacidades y baremos de concursos y comisiones de servicio.

¡Para qué tratar estos temas con la representación del PAS pudiendo crear varias comisiones!

«Si quieres que algo sea hecho, nombra un responsable.
Si quieres que algo se demore eternamente, nombra una comisión».
Napoleón Bonaparte

Resulta curioso que la gerencia,  a la que no le gusta el actual baremo del concurso aprobado por el Consejo de Gobierno el 31 de enero de 2017 porque no ha  seleccionado  a las personas idóneas tras su aplicación en el único concurso de méritos convocado, les pregunte a esas mismas personas sobre el baremo. Nos imaginamos que éstas deberían pensar que ha sido bueno  el actual, ya que les ha permitido llegar a esos puestos porque son buenas.

Esta gerencia considera que los «jefes» deben decidir sobre las normas de provisión del resto de la plantilla, confundiendo la responsabilidad en la gestión de personal con la potestad para establecer las reglas de juego de la carrera administrativa. Y eso con tres niveles 29 en la gerencia, que es a quienes correspondería ese trabajo para negociarlo con la legítima representación del PAS.

Con la excusa de métodos de gestión del siglo XXI quieren poner en práctica un tipo de organización jerárquica militar por un lado y conjugarlo con otra a dedo, como en el siglo XIX.

Creemos que el actual baremo es bueno (su esqueleto lleva muchos años aplicándose y solo necesitaría pequeñas correcciones si son necesarias) y ha permitido -salvo pequeñísimas excepciones- que tengamos los magníficos profesionales que tenemos.

Creemos que la actual regulación de la concesión de comisiones de servicios también es buena. Hay que hacer algunos reajustes, pero no debería hacerse una enmienda a la totalidad.

Mira por donde las conclusiones aportadas por las comisiones establecidas por la gerencia, la de administradores y administradoras de las facultades y escuelas de la UGR por un lado y la de jefes y jefas de servicios por otro, llegaron a la misma y acertada decisión: que lo urgente es convocar ya los concursos con el actual baremo. Como esto desmontaba la estrategia de la gerencia, la gerente llama a la caballería y en una reunión, a la que asiste la Rectora, les echa la bronca y les exige que hagan un nuevo baremo.

Estamos en una administración pública y si alguien gana un puesto que no le gusta al equipo se tendrá que aguantar, porque estamos hartos de que los compañeros y las compañeras pasen a ser buenos o malos profesionales según el equipo de gobierno de turno. Por otra parte, nos deberían explicar el baremo que han usado para elegir a los magníficos cargos y demás puestos a dedo y que mejor nos callamos.

¡Ya está bien de excusas! ¡Concurso de méritos ya!
La «Universidad Digital» no significa que ésta sea un cortijo
Exigimos el cumplimiento de los acuerdos