La precariedad laboral entre los jóvenes investigadores se ha convertido en la norma

El argumento del gobierno de Mariano Rajoy ante la pérdida de científicos jóvenes ha sido negar la mayor, asegurando que no existe fuga de cerebros sino "movilidad".

Leer la noticia