ACLARACIÓN SOBRE LA REDUCCIÓN DE JORNADA

 
Este comunicado es la respuesta al mensaje de correo electrónico difundido por CSI-F desinformando sobre la posición de CCOO respecto a la propuesta de reducción de jornada para trabajadores y trabajadoras del PAS mayores de 60 años.
 
 
EL CSI-F MIENTE:
 
“REDUCCIÓN DE JORNADA A LOS MAYORES DE 60 AÑOS: ACUERDO DE LA JUNTA DE PERSONAL”  Y DE CÓMO LA INFORMACIÓN SE PUEDE UTILIZAR PARA MANIPULAR A LA PLANTILLA.
 
En el debate de la Junta de Personal quedó claro que hay dos aspectos totalmente diferenciados en este asunto, a saber:
 
1º.- Extensión de la reducción de la jornada de dos horas a los mayores de 60 años, sin ninguna condición de años de servicios prestados. Asunto en el que existe unanimidad entre los representantes de la Junta de Personal y  se acordó solicitarlo a la Gerencia. Además, se trataba de un compromiso electoral del nuevo Equipo de Gobierno de la UGR que esperamos que cumplan. Esta medida cuenta con unanimidad, ya se concibe como un premio por alcanzar una edad de 60 años, como un estímulo o incentivo a la jubilación con 65 años o bien como medio que permita adaptar la jornada laboral a la progresiva disminución de capacidad.
 
2º.- La propuesta de CSI-F de prolongar la permanencia en servicio activo hasta 70 años con la reducción de jornada, consiste en eliminar de la  normativa de la UGR el siguiente tenor literal:
 
“Su disfrute implicará la jubilación obligatoria al alcanzar la edad de 65 años o la que, por norma legal, le venga a sustituir, renunciando, en caso de que pudiera corresponderle, a la solicitud de permanencia voluntaria en el servicio activo que pueda prever la legislación vigente en cada momento. No obstante lo regulado en el apartado anterior, en los casos en que la prolongación de la situación de servicio activo tenga por objetivo alcanzar el periodo de cotización necesario para causar derecho a pensión contributiva, esta reducción podrá disfrutarse durante los N años inmediatamente anteriores a la fecha de jubilación efectiva del interesado. Esta última deberá producirse, necesariamente, al producirse el primero de los hechos siguientes: el día que se alcance el periodo de cotización necesario para causar derecho a pensión contributiva o al alcanzar el interesado la edad de 70 años.”
 
La propuesta de CCOO aprobada, con el apoyo de FETE-UGT, fue no someter a votación este segundo aspecto y aplazar el debate hasta obtener de la Gerencia información sobre el número de personas que cumplirán la edad de 60 y 65 en los próximos años, así como el nivel del puesto que ocupan y recabar la opinión de la plantilla sobre este aspecto.
 
Hay que dejar muy claro que para los funcionarios la jubilación forzosa al cumplir 65 años de edad la establece el artículo 67 del Texto Refundido del Estatuto Básico del Empleado Público y no el acuerdo de reducción de jornada. Si bien este mismo artículo reconoce que los funcionarios podrán solicitar la prolongación de la permanencia en servicio activo, en la forma que lo desarrollen las leyes de la Función Pública, debiendo resolver la petición la Universidad de Granada de forma motivada.
 
En este punto a nadie se le escapa que la propuesta de eliminar esta referencia legal supone un mecanismo de incentivación al “reenganche”,es decir, potenciar que para algunas personas sea atractiva la prolongación en el servicio activo hasta los 70 años. 
 
¿Para qué prolongar la vida laboral?
 
Puede parecer extraño a la mayoría, pero existen casos en los que sí tiene sentido hacerlo: CCOO en todo momento ha defendido que quienes no han generado el derecho a una pensión contributiva, puedan prolongar su vida laboral hasta generar tal derecho.
 
Pero, salvo en los casos anteriores… ¿Quién querría seguir trabajando, si cobras igual o más, jubilado o jubilada? Pues parece ser que sí existe un grupo de compañeros y compañeras que ocupan puestos de máxima responsabilidad, en los que se da la circunstancia de que su pensión de jubilación (2.567,28 € en 2016) es menor que sus retribuciones en activo. Esa diferencia económica, unida a la posibilidad de disfrutar de la reducción de dos horas una vez reenganchado/a, entendemos que podría aumentar considerablemente las peticiones de prolongación de su vida laboral. 
 
Esta situación nos preocupa, pues a día de hoy sólo dos personas la han prolongado más allá de los 65 años. Una vez que puedan disfrutar de la reducción de dos horas tras el reenganche: ¿Cuántas personas lo solicitarán? ¿Cómo afectaría a la carrera profesional de la plantilla? ¿Cómo afectaría a la oferta de empleo público limitada hoy día a cubrir las jubilaciones? Son preguntas que no sólo requieren una respuesta, sino que deben ser valoradas y contrastadas con la totalidad de la plantilla, puesto que debe prevalecer el interés general frente al interés de unos pocos. 
 
En todo caso, desde CCOO entendemos que las políticas de personal deben estar dirigidas a articular mecanismos de incentivación de la jubilación anticipada, de promover la renovación de la plantilla y de facilitar que todo el personal consiga la pensión contributiva. 
 
Desde CCOO no nos cuestionamos el derecho individual de solicitar la prolongación de la vida laboral, lo que si cuestionamos es que se premie o se incentive el retraso en la edad de jubilación o se anime a la prolongación de la vida laboral.