CONCURSO DE MÉRITOS: UNA ARBITRARIEDAD PARA EVITAR LA DISCRECIONALIDAD TÉCNICA

Un repentino cambio de criterio de la Comisión de Valoración altera las expectativas de carrera profesional del PAS funcionario.

Todos podríamos estar de acuerdo en que es necesario actualizar y modificar el baremo, pero no es menos cierto que ello requerirá un importante trabajo de reflexión, negociación y acuerdo, pues cada persona tiene sus propios criterios sobre qué debe ser más importante en ese nuevo baremo. 

Esta nueva Comisión ha decidido apartarse del criterio adoptado durante años en diferentes convocatorias de concursos de méritos por la anterior comisión, modificando los criterios de valoración del apartado 2.1 “Cursos de Formación…" y dejando sin valorar el apartado 2.3 “Otros Méritos”.

Es intolerable que los tres miembros de la Comisión de Valoración designados por el Rector y encabezados por el Director de Recursos Humanos, con la opinión contraria de los dos miembros designados por la Junta de Personal, hayan decidido dejar de aplicar el apartado de “Otros Méritos”, dejando fuera de la valoración un apartado que permitía considerar la especialización, implicación o dedicación (premios a la iniciativa, publicaciones, ponencias, comunicaciones y proyectos técnicos relacionados con el área de administración, otras titulaciones, becas o ayudas, etc…), inhibiéndose hasta que estos sean incorporados en un futuro baremo. 

Entendemos que ese apartado incluido en las bases de la convocatoria supone un mandato de la Universidad cuya redacción, incluso, sugiere algunos de los aspectos que deben ser valorados y que la comisión tiene la obligación de no inhibirse y entrar a valorarlos con sus propios criterios, tal y como HA HECHO LA COMISIÓN DE VALORACIÓN DEL ÁREA DE BIBLIOTECAS en este mismo concurso. Hace años que, tras la petición de la Junta de Personal, se incorporó que estos “Otros Méritos” debían ser relacionados, valorados y publicados con carácter previo antes de asignar los puntos a cada concursante.

La motivación argumentada en la resolución (Anexo IV) es una contradicción en sí misma al incidir en el vicio que pretende salvar: la "discrecionalidad". Así,  la Comisión hace uso de su “discrecionalidad” para no puntuar este apartado del baremo porque, según ellos, sería discrecional. Esto nos parece una evidente arbitrariedad que rompe el criterio seguido hasta ahora.

Considera la Comisión que entrar a valorar y decidir cuánto se valora es una doble discrecionalidad y, además, que esto vulnera lo dispuesto por el Consejo de Gobierno para los méritos profesionales y personales. Pero resulta inaudito que lo que se haga para evitar la lógica discrecionalidad técnica al valorar los otros méritos, sea recurrir a una arbitrariedad que ha traicionado la confianza de los concursantes que, durante años, han realizado tareas extras o trabajos más allá de lo exigido en su puestos, pues eran méritos recogidos en el baremo que ahora son desechados sin más. 

Además, la Comisión se permite decir a la Universidad y a los representantes de su personal que, si quieren que esos méritos se valoren, los incorporen al baremo con un valor tasado, ignorando que, justamente, el apartado de Otros Méritos ya lo permite y asigna esa responsabilidad a la Comisión. ¿Puede una Comisión negarse a valorar unos méritos? Nosotros entendemos que NO. 

Tampoco entendemos el nuevo criterio adoptado en la valoración del apartado 2.1 “Cursos de Formación y Perfeccionamiento directamente relacionados con las funciones propias del puesto de trabajo al que se aspira”. Ahora la nueva comisión evaluadora interpreta, por ejemplo, que un curso sobre procesador de textos Word puede ser valorado para puestos de nivel Responsable de Gestión, Jefe de Sección o Jefe de Servicio, mientras que un curso de Wordperfect tan solo puede ser valorado para puestos de Responsable de Gestión.

Nos preguntamos, ¿acaso las competencias que se adquieren tras la realización de ambos cursos no son similares, con independencia de la herramienta ofimática utilizada? ¿No aportan conocimientos, destrezas y habilidades en herramientas similares? Puede ser ilustrativa la parábola del leñador que, tras 20 años cortando árboles con un hacha, compra una sierra eléctrica. ¿Alguien duda que el uso del hacha no le ayude a utilizar la nueva herramienta?

Según la convocatoria, en este momento estamos en plazo para reclamar la corrección de errores materiales o de hecho, no para cuestionar los criterios y decisiones de la Comisión. No obstante, animamos a quien no esté de acuerdo con los criterios seguidos en la valoración de cursos o con la no valoración de los “Otros méritos”, dejen ya constancia en esta reclamación con carácter previo a la formalización del recurso administrativo que procede una vez resuelto el concurso. 

En la Sección Sindical de CCOO estaremos a disposición de cualquier persona que decida recurrir por sentirse perjudicada con esta decisión.