PROFESORADO AYUDANTE DOCTOR: SE PEDIRÁN 73 PLAZAS PERO NO SE APROBARÁN TODAS

El Consejo de Gobierno aprobó por fin la solicitud de autorización a la Junta de Andalucía de la convocatoria de plazas de profesorado ayudante doctor.


La UGR solicitará a la Junta de Andalucía autorización para convocar 73 plazas de profesorado ayudante doctor, a las que han de sumarse las plazas de Melilla, fruto de un convenio específico con el Gobierno de esta ciudad. Sin embargo, no se espera que la Junta autorice esas 73 plazas puesto que ha manifestado que serán 200 para el conjunto de las universidades andaluzas.

Con carácter previo se aprobaron por el Consejo de Gobierno los criterios en virtud de los cuales se decidirá qué plazas convocar, una vez conseguida la autorización. Las necesidades docentes del área han sido el criterio fundamental.

Lamentablemente para determinar las necesidades docentes el potencial docente de cada área se ha calculado sobre la base de obligaciones docentes de hasta 32 créditos.

Con ello se condena al profesorado que imparte más de 24 créditos y pertenece a áreas muy cargadas de docencia a permanecer indefinidamente en esta situación, sin poder mejorar su situación ni docente ni investigadora, puesto que en su área la docencia será siempre muy alta y nunca tendrán tiempo para dedicarlo a la investigación.

Incluso quienes sostienen que la imposición de 32 créditos a parte del profesorado es una medida justa (que los hay, y colocados en puestos de mucha relevancia y poder de decisión en nuestra universidad, incluso de los más altos) deberían reconocer que el actual reparto de cargas docentes coloca a los profesores y profesoras en situaciones desiguales en razón del área a la que pertenecen y no de los propios méritos.

Y así nos encontramos con profesorado que, a pesar de tener la obligación (según el POD) de impartir 32 créditos, sólo imparte un número mucho más reducido, mientras que otra parte del profesorado imparte efectivamente más de 24 créditos al hallarse en áreas saturadas de docencia.

El hecho de que el reparto de nuevas contrataciones se haga sin tener en cuenta esta situación acrecentará las diferencias: quienes ya tienen dedicaciones muy bajas pueden verse beneficiados con nuevas contrataciones (puesto que el potencial docente de sus áreas se calcula sobre la base de dedicaciones a 16 créditos), mientras quienes tienen dedicaciones muy altas, si éstas no alcanzan los 32 créditos, pueden ver cómo se les niegan nuevas contrataciones, por lo que seguirán eternamente sin tiempo para poder investigar y mejorar su situación.

En la negociación previa a la aprobación por el Consejo de Gobierno la representación de CCOO puso de manifiesto su desacuerdo con esta forma de calcular el potencial docente de las áreas. A pesar de ello, y en aras de que siguiese adelante el proceso de contratación, negociaron los restantes criterios y se llegó a un acuerdo.