¿QUIENES SERÁN LOS NUEVOS ACREDITADOS? POCOS Y AMIGOS

Por Sección sindical de CCOO en la Universidad de Granada ®

 

¿Qué hay detrás del interés del Gobierno por reformar la acreditación en este momento cuando tantos problemas acucian al profesorado de universidad?


En Madrid se ha reunido de nuevo la Mesa Sectorial de Universidades para debatir la reforma del sistema de acreditación. Después de casi tres años sin ninguna reunión, tanta premura en reformar la acreditación nos hace cuestionarnos el porqué.

Nadie duda de la importancia de la acreditación en nuestro esquema de carrera académica y de la necesidad de mejorar el sistema vigente, pero en un momento como el actual en que quienes se acreditan tienen pocas posibilidades de promocionar, resulta sangrante que el Ministerio de Educación insista en la necesidad de reformar única y exclusivamente el sistema de acreditación.

Si unimos este empeño del Ministerio a la mayor discrecionalidad del sistema que proponen, sólo podemos pensar que se trata de una forma indirecta de acabar con la presión que supone un número cada vez mayor de personas acreditadas que no pueden hacer efectiva su promoción. En lugar de aceptar el paso a categorías superiores por la vía de la promoción interna como en el resto de la Administración, en lugar de ampliar la tasa de reposición, el Gobierno ha decidido acabar con el problema reduciendo el número de acreditados: las Comisiones de evaluación serán elegidas por el Gobierno (indirectamente, por supuesto) y tendrán una libertad casi plena para decidir quién se acredita y quién no. O sea que volveremos a un sistema en que las personas que puedan aspirar a promocionar serán poquitas y con una cualidad común, ser amigas de quienes mandan.

Para mayor información, puede consultarse el resumen de la última reunión de la Mesa Sectorial celebrada en Madrid el día 24 de julio.