LOS EXPEDIENTES SANCIONADORES PROVOCAN UNA HONDA PREOCUPACIÓN ENTRE EL PROFESORADO

 

 

   

Los expedientes sancionadores preocupan al profesorado, que ve peligrar su seguridad jurídica.

Por Sección sindical de CCOO en la Universidad de Granada ®


En los últimos tiempos se han producido en la Universidad diversos procesos sancionadores. Dos son los expedientes que han llamado nuestra atención. En ambos se investigaba si una profesora había incurrido en un incumplimiento de sus obligaciones docentes.

En el primer caso, el instructor del expediente sancionador comprueba que la profesora ha impartido durante el curso 10 créditos menos de los asignados en el Plan de Ordenación Docente. Propone que se considere falta leve, propuesta acogida por el Rector que apercibe por ello a la profesora. En definitiva, en este caso el Rector considera que dejar de impartir 10 créditos es falta leve, sancionada con un apercibimiento.

En el segundo caso, la instructora del expediente sancionador comprueba que la profesora ha impartido durante el curso 2'2 créditos menos, créditos que le habían sido asignados como consecuencia de la aplicación del plan de sustituciones. La instructora propone que se califique como falta grave. Sin embargo el Rector estima que esta calificación no puede ser compartida, elevando la calificación a falta muy grave. En consecuencia, en este segundo caso, el Rector considera que dejar de impartir 2'2 créditos es falta muy grave, sancionada con suspensión de empleo y sueldo de dos semanas.
 

Sólo podemos preguntarnos por qué el Rector califica de un modo tan radicalmente distinto estos incumplimientos. No querríamos pensar que ello se debe al nombre de quien es sancionado o al Departamento al que pertenece.