¿Cómo está la igualdad en la UGR?

 

   

La UGR regala muñecas a las niñas y coches a los niños, ¿dónde están la formación y las directrices encaminadas a eliminar todas las formas de discriminación?

 

Por Sección sindical de CCOO en la Universidad de Granada ®


Con ocasión del 8 de marzo creemos que en lugar de realizar declaraciones altisonantes conviene analizar cómo está la igualdad en la UGR.  Pero resulta difícil hacer una evaluación general por la falta de datos suficientes (puede consultarse la página de la Unidad de Igualdad), por lo que nos hemos fijado en un pequeño detalle, un pequeño detalle cargado de simbolismo:

En la fiesta de navidad que todos los años organiza la UGR las niñas fueron obsequiadas con una muñeca y los niños con un coche o un balón.

¿Qué podemos decir, qué podemos pensar de una institución como la UGR, con su Unidad de Igualdad y su Plan de Igualdad, en la que se sigue confinando a las niñas y a los niños en los tradicionales papeles atribuidos a su sexo?

Es obvio que algo falla, por ello pensamos que este suceso debe servir para reflexionar en profundidad sobre las políticas y las actuaciones que en materia de igualdad se están llevando a cabo en la UGR.

Seguramente ha fallado la formación, formación en igualdad que existe, pero que claramente no se está realizando de manera adecuada. Hay que tener en cuenta que la formación en igualdad no alcanza a todo el personal (sólo es obligatoria para el personal de nuevo acceso). Además, los hechos demuestran que el contenido de esta formación no ha conseguido trasladar al personal de la UGR (al menos a ninguna de las personas que organizaron la fiesta de navidad) los instrumentos para desarrollar su trabajo de modo que fomente la igualdad.

Pero indudablemente también ha fallado la dirección, es decir, la obligación que tienen las instancias directivas de trasladar al personal la preocupación por la igualdad, la obligación de velar por ella y, por lo tanto, la necesidad de que la igualdad deje de ser una etiqueta o una bandera para pasar a ser una realidad en todas y cada una de las actuaciones de la UGR.

A la vista de este suceso y de todo lo que significa, consideramos imprescindible que la UGR tome medidas inmediatas, tanto formativas como directivas, para evitar que un suceso así se vuelva a producir, con las muñecas y los coches, o con cualquier otra cosa.