El círculo no pudo cuadrarse .

En un artículo de enero de este año titulado “La cuadratura del círculo”, intentaba yo captar la atención de las autoridades académicas de la Universidad de Granada, respecto a los problemas que se presentarían en nuestro Campus de Ceuta, como consecuencia de la implantación de los nuevos grados, si en algunas titulaciones y departamentos deficitarios, no se procedía a contratar a nuevo profesorado, o se convertían contratos a tiempo parcial en otros a tiempo total. Una vez que se hicieron números, el problema quedaba reducido a dos o tres departamentos del Grado de Administración de Empresas. Económicamente era como el “chocolate del loro”.
Incluso me permití una pequeña licencia, en forma de referencia histórica  respecto al clásico problema de la cuadratura del círculo, imposible de resolver. Es más, llegué a calificar de zoquetes a los que lo seguían intentando. Pretendía yo disuadirles de adoptar decisiones equivocadas, siendo sabedor de las tentaciones de nuestros rectores, que al amparo de la reforma del ministro Wert, pretendían realizar sus propios ajustes presupuestarios. No conté con que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, como nos dice nuestro refranero. Tampoco tuve en cuenta a esos “diablillos” que hay en todas las organizaciones, que quizás por afán de notoriedad, o porque no saben hacer otra cosa, andan continuamente tocándole las pelotas a los demás y complicando las situaciones. Es lo que aquí ha ocurrido. Veamos.
Más detalles: http://www.elfarodigital.es/blogs/jose-aureliano-martin/131831-el-circulo-no-pudo-cuadrarse.html