¿Cuántas plazas y cuándo se van a convocar?

En el pasado Consejo de Gobierno de 19 de junio el Vicerrector de Ordenación Académica informó sobre la tasa de reposición para la convocatoria de profesorado de Cuerpos Docentes (ver aquí el resumen del Consejo de Gobierno).

¿Qué es la tasa de reposición? El año pasado el Gobierno central estableció que las universidades sólo podrían convocar nuevas plazas de los Cuerpos Docentes universitarios en una proporción del 10% respecto del número de plazas que hubiesen quedado definitivamente vacantes por jubilación, fallecimiento o cualquier otra causa. Es decir, que si en el año 2012 la Universidad de Granada perdió 63 profesores y profesoras durante el año 2013 sólo se podrán convocar 7 plazas.

Es cierto que son pocas plazas pero, ¿por qué no se han convocado ya, cuando tenemos a tantos compañeros y compañeras esperando con su acreditación en la mano? Aún quedan pendientes 50 plazas del año 2012 que ya fueron aprobadas por el Consejo de Gobierno y cuya tramitación fue posteriormente interrumpida a raíz del recurso de la Abogacía del Estado, y a ellas siguen sumándose personas acreditadas cada día.

Hay que tener en cuenta, además, que en este caso la rapidez es de especial relevancia. En efecto, si tenemos en cuenta que cada plaza convocada que sea ocupada por quien previamente fuese funcionario en la propia universidad no consumirá tasa de reposición, y que, por otra parte, la tasa de reposición se ha de consumir en el propio año 2013, entonces vemos que si las primeras convocatorias se hubiesen hecho a principios de años la tasa de reposición de 7 plazas habría permitido de hecho convocar hasta 21 plazas de los cuerpos docentes.

Sin embargo ninguna administración parece tener mucha prisa:

  • la Junta de Andalucía ha tardado cinco meses en aprobar un Decreto en el que sólo dice que las competencias para autorizar la convocatoria de plazas de los Cuerpos Docentes universitarios corresponderá a la Secretaría General de Universidades.

  • Pero no ha regulado otras cuestiones que estaban en sus primeros borradores, como el redondeo por encima o por debajo; si la ocupación por personal de la propia universidad consume o no tasa de reposición; etc.

  • Por el contrario, pretende que esta cuestiones las regule el Consejo Andaluz de Universdades (véase el borrador de Protocolo), a pesar de que éste no es más que un órgano consultivo y no puede por lo tanto regular nada.

  • Por último, la Universidad de Granada no se ha ocupado hasta ahora de aprobar los criterios para decidir cuáles serán las plazas que se convocarán, asunto de la mayor gravedad si tenemos en cuenta el número de personas acreditadas y el reducido número de plazas que se pueden convocar.

Mientras nuestros profesores y profesoras ven cómo la Universidad de Málaga ya ha aprobado la convocatoria de las plazas que le corresponden por aplicación de la tasa de reposición.

 

¿Cuándo se convocarán las primeras plazas en la Universidad de Granada?

¿Dará tiempo a convocar una segunda tanda si las primeras plazas son finalmente ocupadas por personal de la propia universidad?