La Junta de Andalucía no adapta la normativa sobre lactancia a lo dictado por el Tribunal de Justicia de la UE

La Junta de Andalucía se niega a reconocer el derecho a disfrutar del permiso de lactancia a empleados públicos cuyas parejas no trabajan, lo cual supone mantener un concepto discriminatorio del permiso de lactancia, que no fomenta la implicación de los hombres en el cuidado de sus hijos e hijas.


La  Sentencia 280/2010 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea considera que la legislación española es discriminatoria por negar al trabajador el derecho a la reducción de jornada por lactancia de sus hijos e hijas cuando la madre no trabaja.

Esta sentencia supone “desvincular el permiso de lactancia al hecho del amamantamiento» para pasar a una concepción más acorde con nuestros tiempos, considerándolo «como una medida de conciliación e implicación del padre en la crianza de sus hijos e hijas, evitando de esta manera perpetuar el tradicional reparto de funciones entre el hombre y la mujer, que mantiene a éste en una función subsidiaria”, en palabras del coordinador del Área Pública de CC.OO. de Andalucía,  José Blanco.

CCOO viene solicitando desde que tuvo conocimiento de la sentencia que la Junta de Andalucía modifique la normativa autonómica incorporando el contenido de esta sentencia, pero la Junta de Andalucía se ha negado.

Por ello, el sindicato ha dado entrada en el registro a una petición demandando la aprobación de las normas necesarias para la aplicación de la sentencia en todo el ámbito de la Función Pública de la Junta de Andalucía, en el que hay 94.784 empleados públicos hombres.