El Ministerio aclara que las universidades no tienen la obligación de aumentar la carga docente

El Ministerio de Educación ha emitido una Nota sobre el régimen de dedicación del profesorado universitario en que aclara el sentido que ha de darse a la reforma que introdujo el Decreto Ley 14/2012 en esta materia.

De entre las aclaraciones hechas por el Ministerio de Educación hay que destacar:

  • Establece unos nuevos límites superior e inferior a la dedicación docente del profesorado funcionario dentro de los cuales las universidades tienen autonomía para fijar libremente la carga docente de su profesorado.
  • La traducción en horas de los ECTS ha de hacerse en el marco del RD 898/1985 sobre régimen del profesorado universitario, que sigue vigente (y que, recordamos, fija la dedicación docente del profesorado en 8 horas semanales de clase y 6 horas semanales de tutoría).
  • El régimen de jornada y dedicación del personal docente e investigador contratado no ha experimentado ninguna modificación con el Real decreto-ley 14/2012.

 

CCOO siempre ha mantenido que la norma dejaba en manos de las universidades la decisión de llevar o no hasta los máximos la carga docente del profesorado y que el Decreto Ley no modifica la docencia del profesorado laboral. Ahora, el Ministerio declara que ésta es la interpretación correcta.

Teniendo en cuenta que la Universidad de Granada ha modificado el Plan de Ordenación Docente imponiendo una carga docente de 320 horas lectivas anuales (lo que supone 10 horas y 40 minutos a la semana) a una parte importante del profesorado de la Universidad de Granada, tanto funcionario como laboral, y que después de la Nota aclaratoria emitida por el Ministerio de Educación esta decisión no venía impuesta por la obligación de cumplir la legislación vigente como había entendido el Consejo de Gobierno,

Solicitamos que la Universidad de Granada, después de la Nota aclaratoria emitida por el Ministerio de Educación, se replantee el Plan de Ordenación Docente para, desde el consenso y en el marco de sus competencias, alcance una solución que, teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias y legales, establezca una regulación de la dedicación docente que permita a todo el profesorado impartir una docencia de calidad al tiempo que sigue desarrollando su labor investigadora.