Griñán no se atrevió a enfrentarse de nuevo al personal de la UGR

 

Griñán no se atrevió, después del recorte de nuestros salarios infligido en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía el pasado martes, Griñán no se atrevió a hacer el paseíllo ante un coro de personas que reclamaban lo mismo, fuesen profesores, pas o estudiantes, que no se les quite más dinero y que no se acabe con la universidad pública.

A pesar de ello, puesto que todas las autoridades de la ciudad del PP y del PSOE desfilaron por allí se les manifestó con pitos y silbatos que estén en donde estén, en el ayuntamiento, en la diputación, en la junta, son cómplices de esta política que deja a la gente sin dinero y que pretende convertir a la universidad en un negocio más.